código ético

IntroducciÓn

Certificado IPV, S.L. y la Asociación de Inspectores Profesionales de Viviendas (ASIPV) promueven la profesionalidad en las prácticas de la inspección y la aplicación de los principios de ética del negocio.
La integridad, la honestidad y la objetividad son principios fundamentales reflejados en este código el cual estipula las obligaciones de conducta ética para los profesionales de la inspección de viviendas.
Los miembros de la ASIPV han adoptado este código para establecer normas éticas elevadas que protejan al público y a nuestra profesión. Los inspectores cumplirán este código, evitarán la asociación con cualquier empresa cuyas prácticas constituyan una violación de este código y se esforzarán por defender, mantener y mejorar la integridad, la reputación y la práctica de la profesión de inspectores de viviendas. Los Inspectores de Viviendas se suscriben al siguiente código de ética en el curso de su actividad profesional.

CÓDIGO DE ÉTICA
  • El inspector de viviendas se regirá por el código de ética y seguirá substancialmente los estándares de práctica, aprobados y supervisados conjuntamente por Certificado IPV, S.L. y la asociación de Inspectores Profesionales de Viviendas ASIPV.

  • El inspector de viviendas no participará en ninguna práctica que pudiese ser perjudicial para el público o que pudiese desacreditar la profesión de Inspector de Viviendas. No podrá establecer comparaciones con otros profesionales IPV ni permitir que otros lo hagan y deberá respetar en todo momento las funciones e intereses de otros profesionales.

  • El Inspector de viviendas está obligado a tener buen conocimiento del protocolo relativo a la profesión y al certificado IPV.

  • El Inspector IPV dispondrá del equipo imprescindible necesario y en buen estado para que le facilite el trabajo y le proporcione unas conclusiones claras y concretas.

    El inspector de viviendas cuando actúe como profesional y deba expedir cualquier tipo de certificado apoyará su criterio en aquellos hechos probados que así lo justifiquen.

  • El Inspector de viviendas que por cualquier causa no esté en condiciones de realizar un trabajo deberá abstenerse de realizarlo.

  • El Inspector de viviendas será justo, honesto, imparcial, confidencial, y actuará de buena fe al tratar con el público.

  • El Inspector de viviendas no discriminará en la conducción de su actividad profesional basándose en raza, religión, sexo, nacionalidad, estado civil, orientación sexual o discapacidad y a tal efecto, cumplirá con toda ley relacionada con este tema.

  • El Inspector de viviendas será veraz con respecto a sus servicios y calificaciones.

  • El Inspector de viviendas evitará conflictos de intereses o actividades que comprometan, o den la impresión de comprometer, la independencia profesional, la objetividad o la integridad de la inspección.

  • El Inspector de viviendas no recibirá remuneración por una inspección de parte de más de una persona a menos que se llegue a un acuerdo con el cliente o clientes.

  • El Inspector de viviendas no aceptará comisiones, directa o indirectamente, por recomendar contratistas.

  • El Inspector de viviendas no reparará, reemplazará ni mejorará, a cambio de una remuneración, sistemas o componentes estipulados por las normas de práctica profesional de la ASIPV.

  • El Inspector de viviendas no tendrá ningún conflicto de intereses del cual el cliente no esté enterado, ni ofrecerá o aceptará comisiones, reembolsos u otros beneficios que no hayan sido acordados por las partes involucradas en la negociación.
    Por otra parte resultaría contraria a la ética la aceptación de cualquier clase de regalos, invitaciones, favores u otras compensaciones de clientes, salvo que se trate de atenciones de cortesía de valor simbólico.

  • El Inspector de viviendas no realizará inspecciones de inmuebles bajo condiciones eventuales según las cuales su remuneración o cualquier referencia futura dependa de los resultados reportados en la inspección o de la venta del inmueble.

  • El Inspector de viviendas actuará con objetividad en sus informes y no exagerará deliberadamente las condiciones reportadas ni restará importancia a dichas condiciones.

  • El Inspector de viviendas dará un trato totalmente confidencial sobre la vivienda y las partes y no proveerá ninguna información sobre una inspección a persona alguna a parte del cliente, sin la previa autorización escrita del mismo, excepto cuando pueda afectar la seguridad de otros o violar leyes o estatutos.

  • El Inspector de viviendas actuará siempre en interés del cliente, a menos que al hacerlo viole leyes, estatutos o el presente código de ética.

  • El Inspector de viviendas utilizará un contrato escrito que especifique los servicios que se prestará, sus limitaciones, honorarios y expondrá de modo claro y conciso las características de los servicios propuestos, sin incluir aquellas que lleven al equívoco al cliente.

  • El Inspector de viviendas cumplirá con todas las leyes y regulaciones gubernamentales y estará al corriente de todos los impuestos y cuotas con la administración y la ASIPV.

  • El Inspector de viviendas se esforzará en mejorar la profesión del inspector de viviendas compartiendo lecciones y/o experiencias para el beneficio de todos. Esto imposibilita al inspector a registrar los derechos de autor o la comercialización de su experiencia a otros inspectores o al público en cualquier forma permitida por la ley.

  • El Inspector de viviendas no participará en ningún acto o práctica que pueda perjudicar a Certificado IPV, S.L. o a la asociación ASIPV, así como a sus compañeros, miembros, empleados, la dirección o a sus directores. Aquellos miembros acusados de violar tales reglas serán examinados por el comité de ética y le serán aplicadas las debidas medidas y/o su posible expulsión de Certificado IPV, S.L. y la ASIPV.

  • El Inspector de viviendas no solo tiene que estar bien preparado, sino que debe mantener sus conocimientos y preocuparse de una formación permanente.

  • Todo Inspector de viviendas deberá mostrar respeto y lealtad a los cargos directivos de la Asociación. Así como también deberá aportar directamente con la debida prontitud todos los datos, conocimientos e informes que se le pidan y de los que tenga noticia para el ejercicio de la profesión.

  • En cuanto a la apariencia de un Inspector de viviendas debe ser de aspecto limpio, pulcro y con buena presencia. Su vestimenta debe reflejar sentido de la responsabilidad a sí mismo y hacia los demás.

  • El Inspector de viviendas que acumule 3 faltas graves o 1 muy grave, será expulsado de la ASIPV a la vez que se le desautorizará para ejercer como Inspector de Viviendas.

  •  



    1522 visitas